lunes, 29 de junio de 2015

AUTO-COMPASION

AUTO-COMPASION

Eres incompatible con tu ser, muñeca.

Tu juventud contrasta con la ancianitud que cubre tus pieles de hiel.

Tan desesperada, buscando bocanadas de aire en el denso alud que adorna tu sepulcro.

Inspiras compasión, ¿sabes?. Cuando tu incoherencia desafía tu intuitiva resistencia a no dejar de luchar.

Solo se ven malos augurios en tu autodestrucción.

Se vé en tu épico sacrificio tanto desperdicio que  causa repulsión.

Seduces como ofrenda  al insaciable depredador...
Pretendes aparearte, mientras te carcome como  demonio tu añeja arida soledad.

Que tristeza verte llorar, sin lágrimas, pues seca estas,  tan distante de tu miseria.

Le quitas,  quitas la albina luz con tu lamento y tu idolatría a la adicción a tu final.

Decide ya mujer de huesudos e intensos  dolores.  Están añejas tus intenciones de resistencia.
Estas vencida por mi, pequeña  e insulsa niña.

Te derroté tantas veces que prefiero abandonar la causa y rendirte a ti como castigo represario de tu rebeldía.

Padecete en tu pudrición, resignada a ser  tu misma. 

Firma: yo misma.

Evanescence - Bring me to live

Gabriela Medina

jueves, 11 de junio de 2015

OCASO


OCASO


The Cult - Edie (Ciao Baby): http://youtu.be/5oRwlSIn918

Angel se concentraba en la piel erosionada de Angélica.   El tirol de la pared la había lastimado y él hacía travesía con las yemas de sus dedos por la espalda herida.  Le recordaba sus raspones en las rodillas cuando jugaba en aquella cada vez más lejana infancia.

"...debe doler",  pensaba él.

Los silencios sólo eran interrumpidos por caricias mutuas.   Dolorosas, inmisericordes caricias y abrazos.  Apenas creían que después de tanto quedara nada.

Y nada había. 

Una pequeña charla de añoranzas y sonrisas nostalgicas disfrazaban el implacable momento. 

Ojos sin luz. 

...¿que nos pasó?. 
...ni puta idea...

... ... ...

...¿nos vemos después? 
...¡por supuesto!

... ... ...

Media vuelta, 
El último intento... 
Hasta siempre... 
Hasta núnca... 
Adiós...


martes, 9 de junio de 2015

TU "YO"

Tu "yo" en Primera Persona.

Mírame ... encuentra en mi traslúcida obscuridad la razón de ser tu fin.
Fíjate ... que termina tu andar en mi espesa claridad donde yaces sin poder seguir. 

Todo mi fangosa alegoría es tu premisa.

Caes en mi llanto y vuelas en mi sentir para  componerme un lamento y sufrirlo  para mi. 

¿Y yo?, mi misma literatura escrita por tu respirar .

Soy la metáfora que camina en tu mañoso despertar.

¡¡¡Míra!!! Aquí  tu creación ;   ¡¡¡siniestro artista!!!  que vives de tu obra viva,
...sin darle el toque final.  

Trazos finos de tinta china ... en el lienzo de mi negrura infinita, desdibujas los espectros de carbonilla,  
...que ti te dan y a mi me quitan.

Pues me reinventas como fábula,
... para poder amar.

Sólo tú sabes apagar la luz cegadora y maldita que no me deja descansar.
Mírate querido, encuentras en mi caos  mi principio y tu final.

Heroes Del Silencio -Heroe De Leyenda: http://youtu.be/WbnpeKRpSoQ

Gabriela Medina 





lunes, 8 de junio de 2015

EVOLUCIÓN

EVOLUCIÓN

DANZIG-SHE RIDES:
http://youtu.be/qC-W0_cv85E

f. Desarrollo gradual, crecimiento o avance de las cosas o de los organismos.

Infinitos espectros multicolores iluminan la estancia, cási mágico.   Polvo de estrellas.

La gran luna se venía abajo en trozos, y una botella a medio beber era su verdugo.   Angélica envuelta en piel de furia sólo buscaba descargar y eligió al gran espejo como primer objetivo.

Aferrada a su móvil, maldecia en ése estridente decibel que los hombres odian.  Lo errático de su marcha indicaba que su frustración y enojo eran inmensos.

Ángel desde una silla era un simple voyeur, y ya nada le extrañaba de ésos episodios que por su regularidad se habían colocado en la categoría de "rabietas divinas".  

El encanto era tanto, que todo lo que Angelica tocase, hiciese o hablase era simplemente "sagrado".   El mundo se redujo a dos entes, extraños a todo lo demás, cubiertos por la más hermosa burbuja tóxica, madura a tal punto ya, que permeaba, dejando entrar y salir lo justo.

Salivante, encantado y totalmente intoxicado, Angel se limita a observar el movimiento de ése par de perfectas piernas, el temblor de las nalgas a cada paso y a disfrutar de el espectáculo celestial de ésa T-shirt adherida al torso de Angélica que va sin sostén.  Intercalando caladas y sorbos, sonríe para sí. 

-"Maldita, es bellísima".

Angélica cuelga, llevando sus manos a la cabeza, repite un mantra indescifrable para Ángel, que apenas puede contener la carcajada.   Ella lo vé a los ojos con la más vacía de las miradas...

...todo cambia.

Ángel se ha puesto de pié, y siente la explosión de adrenalina, recorre de forma cási instantánea la totalidad de su humanidad.  Taquicardia, angustia, asombro, acompañan a la más intensa de las libidos. 

Estupefacto no atina a cómo reaccionar al ver en el piso de madera a Angélica, cubierta de arena negra sostenida sólo por sus brazos.

Cuadro a cuadro se repite en su cabeza una y otra vez la larguísima melena volando en todas direcciones, las manos sangrantes, lastimadas por hojas afiladas, largos folios verdes de palmeras arrancadas de sus macetas sin compasión.   Tres recipientes de barro negro cedieron a los puntapiés de Angélica, antes que sus huesos cedieran al barro cocido.

-¡¡¡Pinche loca, te rompiste una pata, NO MAMES!!!
-...  ...  ...
-¡¡¡Estás orate weeehh, vamos al médico!!!

Con ojos entreabiertos por el intenso dolor, mirando la bragueta abultada de Ángel y balbuceante, ella responde:

-...mhhhhpffffff!!!  ...basurita mía, ¿no lo ves?, éres peor que yo, ...aún no te das cuenta.   ...hazme el amor...

Ángel no puede soportar lo blanquisimo de la sala de espera y fuera del hospital fuma.  Y entre cada golpe que despacio disfruta, cierra los ojos y recuerda la mirada en blanco de Angélica y la forma en que su pierna colgaba mientras le hacía el amor, y repite recargado en la pared y tocando su rostro con los dedos, un mantra irreconocible para los demás.

  
"...sublime"







LA BRASA

LA BRASA

Sueño con serpientes silvio rodriguez: 
http://youtu.be/nd1oXOcbLpEz

El grueso de las cortinas de aquella habitación, dejaba entrar solo un pequeño haz de luz.  Javier, ahí encerrado, había perdido la noción del tiempo y no distinguía el ayer del hoy. 

Las pesadillas habían vuelto y eso desquiciaba más su ya endeble cabeza.  Huir y sólo huir.  De sus temores y demonios,  de la gente,  del mundo entero.

No hasta hace poco creía en la justicia y la redención.  Obsesivamente buscó definiciones por todas partes,  memorizandolas, anotandolas en papel y paredes.  

Hoy, derrotado y de rodillas, usando el suelo como lienzo y mierda como tinta escribió :

¿JUSTICIA? ¿REDENCIÓN?

...  ...   ...   ...

La mirada del depredador es inconfundible, fría, y pocas veces la bestia la desecha, o sustituye y combina.   Con una inmensa rabia y el infierno en el ceño y ojos,  Jesús aguardaba paciente.

Conocía ya casi a la perfección el sitio.   Lo descuidado y la peste del interior ya no le eran extraños.  Observaba y analizaba,  llevaba ya cuentas perfectas y no malgastaba energías, era inútil.

Utilizaba los tiempos muertos en repasar sus pendientes, y lo jodia el imaginar las mentadas y presión de su jefe una vez que volviera a verlo.  El recuerdo de los tacos de tripa en la esquina de su casa hacia gruñir su estómago, tenía hambre.

Jesús miraba la miseria de Javier y sonreía.  Tantas veces había hecho lo mismo que ya era un placer.  Casi suelta una gran carcajada cuando le vio masticar cucarachas en uno de sus tantos delirios y sólo pensaba en la forma que acabaría con Javier.

—Vas a rogar que te mate— repetía Jesús para sí.

Jesús no despega la mirada a la cada minuto más desmejorada humanidad de Javier.   Lo observa mirar el televisor.  A lo lejos, la impecable imagen del locutor destaca en la pantalla, luce ofendido y manotea, la imagen cambia y el político del momento aparece con apariencia seria,  desde un podio emitirá un discurso.

Javier sube el volumen, Jesús presta más atención y se lame los labios, espera una señal.

Desde el foro internacional, el político, con temple, con firmeza, agradece las muestras de apoyo a su pueblo y remarca que no hay cabida para la impunidad y delincuencia en su territorio y anuncia el despliegue de operativos dando caza sin cuartel a todo malandrin.   Pide minutos de silencio por las víctimas y revela que la primer cabeza caerá hoy.  Su sonrisa metrosexual, tan ensayada, hoy es sustuida por un rostro que emana dolor y el final de su lectura es aplaudida sólo por el gabinete que le acompaña.

Jesús marca una mueca de gozo, el fin tiene cuenta regresiva.

Javier se levanta del sillón y camina en dirección a Jesús;  ...lo mira a los ojos con dolor.

Jesús acelera su pulso y respiración, lo tiene cerca, pero las cadenas y candados que lo aferran de cuerpo, pies y manos, le impiden moverse más de un centímetro de la silla de hierro que lo mantiene sentado.   Quiere hacer gala de prepotencia, pero la cinta industrial cubre su boca y le rodea la cabeza.  Espera una vez más el interrogatorio:

—¿Por qué mataste a mis hijos?, ¿Dónde los dejaste?, ¿Sabias sus nombres al menos?.

La respuesta de Jesús siempre fue la misma:

—¡JAJAJAJAJAJAJAJA!   ¡Vete a la mierda,  no lo sabrás núnca!.

Jesús con impaciencia espera el momento en que Javier arranque la cinta como siempre,  pero el momento no sucede.   Sólo está ahí frente a él. 
A lo lejos se escuchan sirenas y Javier se asoma por la ventana.  La noche revela destellos de luz.  Sabe que van por él.

Voltea su sillón de cara a Jesús.   Abre las ventanas, toma un recipiente con gasolina y lo esparce por todo el lugar,  baña a Jesús.

Jesús cambia la mirada de odio rabia y prepotencia, intenta liberarse, pero sólo consigue embarrar más su trasero, no se ha levantado de ahí en tres días.  Ahora entra en pánico y observa a Javier que regresa con cigarros y una navaja.

Javier se sienta y enciende un cigarro.   Jesús transpira y observa a Javier fumar. 

Javier retira la cinta de la cabeza de Jesús y éste pregunta:

—¿Cómo se llamaban tus hijos?, ¿Cómo te llamas tú?, 
...¡¡SÓLO CUMPLO ÓRDENES!!.

Dando una calada:

—...vete a la mierda, no lo sabrás núnca.

Javier levanta los ojos al techo.  Corta su carótida, cierra los ojos y de a poco se desvanece.

Jesús vocifera, maldice y en vano quiere liberarse.

...el cigarro de brasa ardiente cae.


Nota:
La historia y nombres en este relato son ficticios.
Los medios, los paramilitares, militares y politicos, son los mismos en todo el mundo.